El presentador de televisión y escritor Boris Izaguirre asegura que sólo opina de política venezolana cuando está en su país natal y, en Caracas, consideró "inquietante" la imagen del presidente Hugo Chávez como consecuencia del cáncer y dijo que la oposición debe tener "más votos y menos botox".

En una entrevista con Efe, Izaguirre (Caracas, 1965) se mostró satisfecho de presentar su nueva novela "Dos Monstruos juntos" en Venezuela, conversó sobre el final de la "superfiesta" en Europa, del matrimonio homosexual en España y del presente político de su país.

Aseguró que siempre le han molestado "muchísimo" los intelectuales latinoamericanos que emigran y critican sus países desde fuera. Por eso él prefiere reflexionar sobre Venezuela y su contexto político "in situ".

"El cáncer ha hecho de Chávez una imagen un poco más inquietante, en realidad, físicamente, es una imagen muy inquietante", señaló Izaguirre aludiendo a la pérdida de pelo y el aspecto hinchado del mandatario, operado de un tumor canceroso el pasado 20 de junio sin que se sepa su tipo y del que el mandatario dice ya se recuperó.

El escritor criticó la "opacidad" con la que el Gobierno venezolano ha abordado la enfermedad presidencial y restó trascendencia al perfil regional de Chávez al considerar que hay líderes "más importantes" y con "unas maneras un poco menos abrasivas", como la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Si bien Boris Izaguirre lamenta el castigo "tan fulminantemente" que, a su entender, ejerce Chávez contra quienes "le planteen una idea contraria", el caraqueño reconoce algunos logros del presidente venezolano.

"Un buen programa de televisión es aquel que crea su propio universo, que tiene su propio sello, que tiene su propia identidad. La República Bolivariana no se parece a nada más, Chávez no se parece a nada más. Yo, como hombre de televisión, lo he de reconocer como un auténtico logro", manifestó.

Este venezolano, emigrado en 1992 por el "quiebre" del país tras el fallido golpe de Estado de Chávez, mantiene su mirada afilada hacia el gobernante, pero también hacia la oposición, en la que tiene las esperanzas puestas.

Asegura que no cuenta con un favorito entre los seis candidatos a enfrentarse el próximo 12 de febrero en las primarias opositoras de las que saldrá el contrincante de Chávez, pero señaló que tiene un eslogan "buenísimo" para su campaña: "Más votos y menos botox".

"Es una gran verdad. Necesitamos votar y aunar más y más gente que acuda a votar y que votemos por un programa, por un verdadero programa, no por alguien que nos parezca fantástico y extraordinario o por el botox que lleve", afirmó al referirse a las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre.

Afincado desde hace casi 20 años en España, Izaguirre encontró en Londres su inspiración para escribir "bien vestido" y en un horario casi de oficina su "Dos monstruos juntos", libro en el que se adentra en la corrupción de una exitosa pareja en plena crisis económica.

"No podemos seguir viviendo como hacíamos antes. Vivimos una superfiesta y la fiesta parece que llegó a su fin", consideró al agregar que cree que la crisis va a quedarse por un largo tiempo en Europa y, especialmente, en España.

Referente a España, Boris -que se casó en Barcelona en el 2006 con su novio- considera un "error" la declarada oposición del nuevo partido de Gobierno, el conservador Partido Popular, a aceptar la palabra "matrimonio" para el enlace entre homosexuales

"Yo creo que eso es un error porque hay muchísimas palabras que no nos gustan y, sin embargo, las tenemos que seguir sosteniendo", dijo.

"Yo estoy seguro de que continuarán casándose (los homosexuales), sin duda, (...) está clarísimo que el derecho no va a retroceder. Es probable que tengamos que asumir un distinto nombre por un tiempo momentáneo, hasta que alguien decida también presentar un recurso ante el tribunal constitucional", sentenció.