El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, aseguró que las nuevas sanciones impuestas a Irán por varios estados occidentales y las que estudian otros restan posibilidades de negociar sobre el programa nuclear iraní, en una entrevista difundida hoy por el canal de TV por satélite Jam e Jam.

"Ustedes nos imponen sanciones, utilizan diversas medidas contra nosotros y así, ¿esperan que estemos dispuestos a discutir nuestro programa nuclear con ustedes?", señaló Ahmadineyad a la TV iraní, dirigiéndose a los países occidentales y en especial a EEUU.

El jefe del Gobierno de Teherán indicó: "Nosotros estamos listos para dialogar y colaborar, pero ellos están buscando el enfrentamiento", al tiempo que planteaba "un diálogo basado en el respeto y la justicia".

En la entrevista, Ahmadineyad reiteró que el programa nuclear iraní no está destinado a fabricar bombas nucleares, como sospechan el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y muchos países, con EEUU a la cabeza, y también repitió que Irán no abandonará sus investigaciones con fines pacíficos en esta materia.

En sus declaraciones, Ahmadineyad dijo que Irán necesita la tecnología nuclear para su progreso, pero no para fabricar armas, aunque las grandes potencias, señaló, identifiquen "energía nuclear" con "bombas atómicas".

Para el gobernante iraní, los 24.000 millones de dólares de intercambios que Irán tiene con Europa, una octava parte de sus 190.000 millones de dólares de comercio exterior total, son sustituibles en otras áreas del mundo si los europeos prosiguen con sus sanciones a los iraníes, según indicó.

En cualquier caso, se mostró dispuesto a dialogar sobre el programa nuclear iraní con el Grupo 5+1, compuesto por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia), además de Alemania.

Dentro de este grupo, Ahmadineyad dijo que Irán se siente más cercano a Rusia y China, que han manifestado su oposición a las sanciones a Irán y considerado que complican cualquier esfuerzo para entablar conversaciones con Teherán en materia nuclear, que a "EEUU y sus aliados".

El Grupo 5+1 mantuvo varias rondas de conversaciones con Irán, sin resultados, sobre su programa nuclear entre diciembre y enero pasados en Génova y Estambul, y la coordinadora del grupo, la alta representante europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, ha pedido recientemente nuevas reuniones.

El pasado 8 de noviembre, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) hizo público un informe que señalaba que Irán ha realizado trabajos para desarrollar armas atómicas en los últimos años, aunque admitía que no hay pruebas de que Teherán haya decidido fabricar bombas nucleares.

El 18 de noviembre, la Junta de Gobernadores del OIEA aprobó una resolución, elaborada por Alemania, China, Francia, EEUU, Reino Unido y Rusia, en la que muestra su "profunda y creciente preocupación" por los indicios de que Irán trabaja para desarrollar bombas atómicas.

Rusos y chinos impidieron que la resolución trasladase al Consejo de Seguridad de la ONU la propuesta de nuevas sanciones a Irán, como pretendían EEUU y sus aliados.

El lunes pasado, el Reino Unido, Canadá y EEUU anunciaron nuevas sanciones financiaras contra Irán y la Unión Europea ultima también otras, mientras que Rusia ha señalado que estas medidas no son legales y complican cualquier esfuerzo para entablar conversaciones con Teherán en materia nuclear.