Coros de niños y ensambles de metales, donde abundaron tubas, trompetas y trombones, atrajeron el sábado la atención de transeúntes y usuarios del sistema de trenes subterráneos de Caracas, quienes fueron sorprendidos por una iniciativa que busca llevar a la calle piezas musicales de los más afamados compositores del mundo.

Unos 2.000 músicos, de entre 8 y 14 años, del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, comenzaron el sábado una serie de conciertos simultáneos en 23 estaciones de las distintas líneas del tren metropolitano de Caracas.

La iniciativa llamada "La Orquesta viaja sobre rieles" es un "hecho sin precedentes que en la ciudad, más de 2.000 jóvenes van a agasajarnos con lo mejor de la música clásica mundial" y además se incluirá en diciembre "un repertorio navideño y otros temas de música popular", declaró a la prensa Haiman El Troudi, presidente del Metro de Caracas.

El funcionario que la iniciativa busca ampliar el alcance de la cultura y lograr la integración entre nuestros usuarios y está juventud que expresa sus sueños y nos traza un camino de vida a través de la música".

En el sistema de trenes subterráneos de Caracas, inaugurado en 1983 y que moviliza diariamente a cerca de 1,5 millones de pasajeros a lo largo de un recorrido de unos 64 kilómetros.

"Ojalá muchos niños y jóvenes que viajan en el metro, con esta actividad se acerquen a la música y en general a actividades que los alejen de la violencia y tantos peligros que enfrenta la juventud", agregó.

La red nacional de orquestas conocida simplemente como "El Sistema", ha hecho de este país un poderoso productor de músicos talentosos al proporcionar gratuitamente instrumentos musicales y enseñanza a niños de los barrios más pobres del país.

Programas similares inspirados en el sistema de enseñanza de Venezuela han surgido en lugares desde Sao Paulo hasta Escocia.

José Antonio Abreu, de 72 años, economista, músico y ex legislador visionario, comenzó el programa en 1975 con la esperanza de proporcionar algún día a todos los niños venezolanos el acceso a una educación musical de calidad.

En la actualidad hay unas 150 orquestas juveniles y 70 infantiles en el país. El sistema tiene inscritos a unos 250.000 niños, una cifra extraordinaria en una nación de 28 millones de habitantes.

El producto más cotizado de esta red es el director Gustavo Dudamel, de 30 años, desde octubre de 2009 al frente de la Filarmónica de Los Angeles.

Entre las piezas interpretadas magistralmente por los jóvenes músicos destacaron la Suite "La Mourisque", composición barroca de Tylman Susato, y la "Sonata del Libro Sesto", del italiano Giovanni Buonamente.