Los dueños de la NBA y representantes de la asociación de jugadores han llegado esta madrugada a un principio de acuerdo que podría poner fin al actual cierre patronal, que ya dura cinco meses, y permitir que los partidos comiencen el próximo 25 de diciembre.

Tras 16 horas de negociaciones este viernes, representantes de la liga y de los jugadores llegaron a un preacuerdo cerca de las 3:00 de la mañana, hora del Este en Estados Unidos.

El principal punto de discusión, el económico, habría concluido con un reparto de los ingresos al 50 por ciento, según fuentes cercanas a la negociación. Ahora falta, según las mismas, que las partes den su visto bueno.

El comisionado de la liga, David Stern, estuvo reunido con el director ejecutivo de la asociación de jugadores, Billy Hunter, y con el presidente Derek Fisher en sus oficinas en la ciudad de Nueva York.

Al concluir los negociaciones Stern se mostró optimista en cuanto a la posibilidad de que comience la actividad y haya partidos a partir del 25 de diciembre.

El comisionado dijo que en caso de que los propietarios de los equipos den su voto favorable, el periodo de fichajes y los campos de entrenamiento empezarían el 9 de diciembre.

El sindicato de baloncestistas se disolvió el 14 de noviembre y presentó una demanda antimonopolio en contra de la NBA, asuntos que deben resolver los jugadores antes de ratificar el acuerdo.