Si sólo fuera necesario el respaldo de los pilotos, el brasileño Rubens Barrichello no tendría problemas en ser contratado por una escudería de Fórmula Uno para la próxima temporada.

El veterano de 39 años aún no firma un acuerdo para competir en el máximo circuito del automovilismo en 2012, pero recibe abundante apoyo de sus colegas, que aún no desean verlo retirarse.

"Sería una verdadera vergüenza perder a Rubens en el futuro, porque él pertenece aquí", dijo el alemán Sebastian Vettel, que ganó su segundo título consecutivo del campeonato de pilotos. "Ha estado aquí un largo tiempo. Es descabellado imaginarse que uno esté tanto tiempo".

Barrichello, que debutó en la Fórmula Uno con la escudería Jordan en 1993, podría correr su última carrera en este circuito el domingo en el Gran Premio de Brasil, ya que Williams aún no anuncia sus pilotos para el próximo año. Se rumora que el finlandés Kimi Raikkonen podría regresar a la F1 con el fin de reemplazar al brasileño, que tendría que moverse a toda prisa para encontrar otro equipo.

"Es magnífico que aún quiera correr", dijo el inglés Jenson Button de McLaren. "Realmente espero que pueda conducir el año próximo. Espero que corra el año próximo. Es obvio que Rubens aún tiene hambre".

Si Barrichello llega a un acuerdo con Williams u otra escudería, la próxima temporada sería su vigésima en la F1. Ha hecho más amigos que enemigos en este circuito y sigue siendo uno de los pilotos más populares.

El brasileño ha competido en más carreras de la F1 que cualquier otro colega. Terminó en segundo sitio en el campeonato de pilotos en 2002 y 2004, las dos ocasiones con Ferrari y detrás del siete veces campeón Michael Schumacher. En 2009 terminó tercero con Brawn GP después de ser superado por su colega Button, campeón esa campaña.

___

Tales Azzoni está en Twitter como: http://twitter.com/tazzoni