El VI Congreso de Periodismo Iberoamericano concluyó hoy en la ciudad de Cádiz (sur español) con un llamamiento a las autoridades para que extremen "su celo" a fin de impedir "que tantos informadores se encuentren amordazados".

En un comunicado leído hoy por la periodista mexicana Alma Guillermoprieto, los informadores condenaron la "inseguridad jurídica, física y profesional" en la que viven muchos periodistas "en México, Honduras, Colombia y otros países latinoamericanos" y las presiones que sufre la libertad de expresión.

Los periodistas iberoamericanos reunidos en Cádiz, donde hace casi 200 años fue promulgada la Constitución que, entre otras cosas, establecía la libertad de prensa, reclamaron también que cese "de inmediato" la violencia ejercida contra ellos "por el narcotráfico".

Los informadores anunciaron que enviarán el comunicado, que destaca como "insuficiente" el celo de las autoridades locales para solucionar este problema, "a los gobernantes concernidos" para urgir a la "lucha contra los delincuentes que tratan de callarnos".

Los asistentes al Congreso en Cádiz, "cuna de las libertades modernas en el idioma español", hicieron finalmente un llamamiento "a la resistencia de los periodistas iberoamericanos frente a todo tipo de presiones, desde las morales hasta las físicas, que quieren impedir que los ciudadanos reciban una información veraz y honesta".