Roger Federer alcanzó el sábado la centésima final de su carrera al vencer 7-5, 6-3 al español David Ferrer en las semifinales de la Copa Masters, el último torneo de la temporada.

En un evento en que sus principales rivales se quejaron de fatiga tras sucumbir en la etapa de grupos, Federer, de 30 años, no mostró indicios de falta de vigor al extender su racha invicta a 16 partidos tras ganar los títulos en Basilea y París antes de llegar a Londres.

El astro suizo, ex número uno del mundo, se convirtió en apenas el quinto jugador en llegar a 100 finales en la época de los abiertos, y el domingo buscará embolsarse su 70mo título.

"Obviamente, esta es una ocasión especial para mí", dijo Federer, que jugará la final contra el francés Jo-Wilfried Tsonga.

Tsonga mantuvo el buen paso de esta semana cuando venció al checo Tomas Berdych por 6-3, 7-5 en la otra semi para alcanzar por primera vez la final de este evento, en apenas su segunda participación.

La victoria sobre Ferrer también le permitió a Federer desplazar a Andy Murray del tercer sitio del ranking mundial a fin de año, detrás del actual líder Novak Djokovic y del español Rafael Nadal.

Tanto Djokovic como Nadal fueron eliminados esta semana después de perder dos de sus partidos en la ronda de todos contra todos y dijeron estar cansados tras una temporada agotadora. Murray se retiró por lesión después de sucumbir el lunes ante Ferrer.

Pero Federer sí se ha visto bien y en Londres ha jugado algunos de sus mejores partidos del año. Aunque ante Ferrer no estuvo tan preciso como en sus tres triunfos en la etapa de grupos, nunca enfrentó un break point. Le rompió el servicio al español dos veces en el segundo set y convirtió su segundo match point con un golpe de derecha.

Ferrer se colocó a dos puntos de llevarse la primera manga en seis ocasiones cuando Federer servía y el español iba arriba 5-4. Pero nunca logró embolsarse un break point en un partido que quedó empatado cinco veces y Federer finalmente se colocó encima del español cuando éste conectó un revés que cayó fuera de la cancha.

Eso representó un punto de inflexión, ya que el suizo ganó los siguientes cuatro games y se puso en control del partido.

"Quizás no tuve nada de tiempo para relajarme (en el torneo), pero no es una excusa aquí", indicó Ferrer. "Jugó mejor que yo".

Federer busca establecer un récord al ganar un sexto título en el torneo de fin de año para los ocho mejores jugadores del mundo, que lo pondría delante de Iván Lendl y Pete Sampras, con cinco cada uno.

Los otros cuatro jugadores que han llegado a 100 finales son Jimmy Connors (163), Lendl (146), John McEnroe (108) y el argentino Guillermo Vilas (104).

"Me he impresionado cada vez que he llegado a tantas finales o ganado contra tantos jugadores o logrado cualquier récord", dijo Federer. "Eso me impacta y me hace por supuesto muy feliz y muy orgulloso de que haya podido jugar tantos años al mayor de los niveles".

También alcanzó a Stefan Edberg al sumar 806 victorias en su carrera, con lo que ambos están empatados en el sexto sitio en la lista de más triunfos en la historia.

"Stefan fue mi ídolo", afirmó Federer. "Y lograr algo que él consiguió es naturalmente muy bonito".

En el torneo de dobles, el bielorruso Max Mirnyi y Daniel Nestor de Canadá avanzaron a la final al vencer 7-6 (6), 6-4 a los gemelos estadounidenses Bob y Mike Bryan.