Los equipos de la Fórmula Uno enfatizaron el sábado en Brasil la intención de limitar sus presupuestos, aunque siguen divididos en cuanto a la mecánica para alcanzar esa meta.

El responsable de Red Bull, Christian Horner, dijo que los directivos de las escuderías decidieron durante una reunión en Brasil sacar al Acuerdo de Restricción de Recursos de las atribuciones de la Asociación de Equipos de la Fórmula Uno para evitar mayores divisiones entre los rivales de la máxima serie del automovilismo deportivo. La asociación es conocida como FOTA por sus siglas en inglés.

"Creo que un (acuerdo) es importante para la Fórmula Uno y creo todos los equipos coinciden en eso", indicó Horner. "Me parece que lo que no está claro es cómo lograr eso de forma que encaje con los modelos empresariales de todos ... La clave es que el tratamiento y la transparencia (del acuerdo) sea consistente y claro".

El acuerdo de restricción tiene el propósito de que la cantidad del gasto regrese a los niveles que prevalecieron en la F1 a principios de la década de 1990.

El gasto excesivo fue un asunto espinoso entre la FIA y los equipos cuando el organismo rector intentó aplicar medidas que creaban una brecha en los presupuestos de los equipos.

La FIA ha deseado reducir costos desde que Honda abandonó la serie después de la temporada del 2008 y los equipos han estado analizando la manera de hacerlo. La FOTA, que agrupa a los equipos líderes en la F1, llegó a amenaza con establecer una categoría paralela debido a ese problema.

Red Bull, que ha dominado la F1 en los últimos años, ha diferido al parecer con otros equipos respecto al nuevo documento sobre el acuerdo de restricción.