El robot explorador extraterrestre más grande del mundo partió el sábado en busca de rastros de vida en la superficie de Marte.

La nave tardará ocho meses y medio en efectuar la travesía de 570 millones de kilómetros (354 millones de millas) hasta el planeta rojo.

La NASA lanzó el explorador "Curiosity" ("Curiosidad") a bordo de un cohete no tripulado Atlas V desde Cabo Cañaveral, bajo un cielo nublado. El robot tiene una tonelada de peso, el tamaño de un automóvil y se mueve sobre seis ruedas.

Más de 13.000 invitados de la NASA asistieron al lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy.

Fue el primer lanzamiento de la NASA al planeta vecino en cuatro años y el primer envío de un robot marciano en ocho años.

La astrobióloga de la NASA Pan Conrad, cuyo instrumento en busca de compuestos de carbono se encuentra en el vehículo, se puso una blusa especial para la ocasión. La prenda, de azul brillante y manga corta, estaba adornada con cohetes, planetas y las palabras "Próxima parada: ¡Marte!".

El Curiosity es un laboratorio móvil, propulsado con combustible nuclear, que contiene una decena de instrumentos científicos para tomar muestras del suelo y las rocas y analizarlas en la propia superficie marciana. El instrumental incluye un taladro y un láser para romper piedras.

Durante dos años, la misión de 2.500 millones de dólares buscará pruebas de que Marte alguna vez fue — o tal vez todavía es — capaz de albergar vida microbiana.

El Curiosity tiene un brazo de 2,13 metros (7 pies) con un martillo neumático en su extremo, capaz de perforar las rocas marcianas, y un mástil de siete pies rematado con cámaras láser y de alta definición. Ningún robot marciano previo ha sido tan avanzado o con tantas características.

"Es realmente un explorador con esteroides", dijo Colleen Hartman, administradora adjunta de la NASA para ciencias. "Su magnitud lo hace más capaz que cualquier cosa que hayamos lanzado a cualquier planeta del sistema solar", agregó.

El objetivo principal de la misión es determinar si el frío, seco y árido Marte podría haber alojado vida microbiana en alguna época o si incluso podría ser propicio para la vida ahora. No hay detectores de vida a bordo, sino instrumentos para la búsqueda de compuestos orgánicos.

Los científicos de todo el mundo han enviado más de tres decenas de misiones al siempre atractivo Marte, el planeta del sistema solar más parecido a la Tierra. Sin embargo, menos de la mitad de las misiones han tenido éxito.

Hace apenas dos semanas, una nave espacial rusa terminó atrapada en la órbita terrestre, en lugar de seguir su camino a la luna marciana Fobos.

___

En internet:

NASA: http://marsprogram.jpl.nasa.gov/msl/