El partido del presidente francés, Nicolas Sarkozy, rechazó hoy haber participado en un supuesto complot contra el exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, tras nuevas revelaciones de una revista neoyorquina.

El secretario general de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), Jean-François Copé, tildó de "burdo tinglado" los datos contenidos en la publicación "The New York Review of Books", que investigó lo que presuntamente sucedió el 14 de mayo en el hotel Sofitel de la ciudad estadounidense.

Según el autor del artículo del que hoy informaron con detalle los medios franceses, en aquel día -cuando DSK fue detenido por presuntamente haber acosado sexualmente a una camarera del hotel, caso archivado en Estados Unidos el pasado agosto- al político socialista le desapareció su teléfono móvil.

La investigación de la revista plantea que ese teléfono móvil podría haber sido pirateado puesto que un mensaje enviado por DSK a su esposa, Anne Sinclair, había sido presuntamente leído en la sede de la UMP en París poco antes de que sucedieran los hechos por los cuales a Strauss-Kahn lo detuvieron horas después.

La revista lanza así un nuevo misterio sobre una presunta prueba de la existencia de un complot para perjudicar a DSK, que partía como candidato favorito para los comicios presidenciales que se celebrarán en Francia en 2012, antes del escándalo que le obligó a dimitir de su cargo en el FMI.

La publicación plantea interrogantes también sobre los movimientos de la camarera, Nafissatou Diallo, en la misma planta en la que estaba la suite de DSK en el hotel, así como acerca del comportamiento de los responsables de la seguridad del establecimiento hostelero.

"Lo menos que se puede decir es que se trata de un tinglado muy, pero que muy burdo", señaló hoy Copé al comentar a la prensa lo que le parecía estas nuevas revelaciones sobre lo que pudo suceder en el hotel neoyorquino.

La investigación de "The New York Review of Books" se conoce después de que esta misma semana los abogados defensores de Diallo afirmaran a la prensa gala que sospechan que la Justicia estadounidense conocía el caso de proxenetismo al que se vincula ahora en Francia al exdirector del FMI.

Uno de los abogados, Douglas Wigdor, aseguró que, de ser cierto que el fiscal general Artie McConnell sabía que existía una investigación en marcha por ese caso en Francia cuando se detuvo a DSK en Nueva York, se debería haber dedicado más tiempo para buscar más pruebas contra el político galo.

Wigdor consideró que eso demostraría que se produjo un "fracaso" de la Fiscalía neoyorquina, puesto que, de haberse investigado más en profundidad, "hoy tendría un tesoro de informaciones que acreditarían la agresión sexual de la que fue víctima Nafissatou Diallo", según declaró al diario "Le Figaro".