El lanzador dominicano Ubaldo Jiménez confesó hoy sentirse "muy desilusionado" por no haber contribuido a que los Indios de Cleveland alcanzaran la postemporada en la pasada campaña del béisbol de las Grandes Ligas.

"Me sentí muy desilusionado al no contribuir como yo quería con mi nuevo equipo, sobre todo me sentí muy mal por el dominicano Manny Acta, dirigente del equipo", apuntó el abridor derecho, según lo publica la página electrónica de la emisora radial Z-101.

Jiménez admitió que Acta y los Indios se habían creado grandes expectativas con su llegada al equipo, pero que las cosas no salieron como todos esperaban.

"Ahora espero, Dios mediante, que el próximo año las cosas cambien totalmente, quiero demostrarles que puedo ser una pieza importante para llevar a este equipo a la postemporada", afirmó.

Jiménez, de 27 años, concluyó la ronda regular con récord de 10-13 y efectividad de 5.10, números muy diferentes a su marca de 19-8 cumplida en 2010 cuando fue el lanzador abridor del Juego de Estrellas.

Consideró que una de las razones para su bajo rendimiento fue el hecho de que nunca pudo recuperarse completamente de una lesión sufrida durante los entrenamientos de primavera, aunque dijo que no quiere tomarlo como excusa.

El serpentinero reveló que el 15 de diciembre hará su debut en la temporada del béisbol dominicano con los Tigres del Licey, como parte de su preparación para alcanzar plenitud de condiciones llegado el momento de los entrenamientos de marzo próximo con los Indios.