El Corinthians, líder del Campeonato Brasileño con 67 puntos, se enfrenta mañana a domicilio al Figueirense, en un duelo decisivo que podría suponer la conquista del quinto título de liga para el club de Sao Paulo en la penúltima jornada del torneo.

Tras lograr el pasado fin de semana una remontada que volvió a reforzar la tradición de victorias sufridas hasta el último minuto del Corinthians, el club paulista viaja a la sureña Florianópolis con el objetivo de ganar un partido que puede valer el título si el Vasco da Gama, segundo clasificado a solo dos puntos del líder, pierde o empata.

El club comandado por el entrenador Tite, uno de los más laureados de Brasil y con una amplia masa de seguidores incondicionales que han convertido los partidos en el famoso estadio Pacaembú, en un auténtico acontecimiento, sueña con sacarse la espina de la pasada temporada, en la que no logró celebrar su centenario con títulos.

No será una tarea fácil, pues el Figueirense, quinto clasificado con 57 puntos, está desempeñando una gran campaña y en el partido de mañana, para el que las entradas están agotadas desde hace días, se juega una plaza para la Copa Libertadores.

El Figueirense, que esta temporada ascendió a la máxima categoría, intentará imponerse al equipo de Sao Paulo y olvidar la contundente derrota que el pasado fin de semana le asestó el Fluminense, vigente campeón y todavía con opciones matemáticas de revalidar el título.

El "Flu", entrenado por Abel Braga, será justamente el rival que intentará aguarle la fiesta al Vasco en el clásico carioca de la jornada, partido en el que el actual campeón, tercero en la tabla con 62 unidades, se devanará por vencer y mantenerse vivo en la lucha por el "brasileirao".

El Vasco, con 65 puntos, continúa su contienda por el campeonato y cruza los dedos por imponerse al Fluminense mañana y llevar el desenlace del torneo a la última jornada.

El equipo de Río tiene ganas de olvidar el empate del pasado miércoles frente al Universidad de Chile en el partido de ida de las semifinales de la competición, un resultado que coloca a los chilenos cerca de la final y dificulta las opciones del Vasco.

El Flamengo, sexto clasificado con 57 puntos, se verá las caras con el Internacional de Porto Alegre, séptimo en la tabla empatado a puntos con el Fla en Río de Janeiro.

Y en la parte baja de la clasificación, un Avaí, condenado ya a la segunda división con apenas 30 unidades, viaja a Paraná para defender frente al Coritiba la honra, mientras el Ceará, el Atlético Paranaense y el América de Minas Gerais, en zona de descenso, tendrán que batallar hasta el final.

Partidos de la 37ª jornada:

Domingo: Figueirense-Corinthians, Fluminense-Vasco da Gama, Palmeiras-Sao Paulo, Santos-Bahía, Flamengo-Internacional, Gremio-Atlético Goianiense, Atlético Mineiro-Botafogo, Coritiba-Avaí, América-Atlético Paranaense y Ceará-Cruzeiro.