El alcalde de Sao Paulo, Gilberto Kassab, defendió hoy el contrato con la firma que hace la inspección medioambiental de vehículos en la ciudad y dijo que corresponde a la Justicia posicionarse sobre su legalidad, un día después de que un tribunal ordenara una nueva licitación y el bloqueo de sus bienes.

"Es pública la divergencia entre el Ministerio Público y el Ayuntamiento y cabe decir que no se trata de algo de ámbito moral. Entendemos que el contrato es correcto y tengo la seguridad de que la Justicia se pronunciará en ese sentido", dijo el alcalde a periodistas en el circuito de Fórmula Uno de Interlagos.

Las declaraciones de Kassab llegan un día después de que el Tribunal de Justicia de Sao Paulo pidiera otra licitación para escoger de nuevo a la compañía que supervisa el cumplimiento de las normas de emisión de gases en vehículos en medio de acusaciones de irregularidades.

Además, la Justicia ordenó la congelación de los bienes del alcalde, así como de otros cargos públicos y empresarios de la compañía Controlar, beneficiaria de la concesión.

"Estoy muy tranquilo. Formamos parte de una administración seria. Todo será debidamente esclarecido", dijo el alcalde, para agregar que será el poder judicial el que se pronuncie.