El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció hoy que desde enero de 2012 se aplicará una eliminación parcial del subsidio al combustible para el transporte aéreo en el país.

En su informe semanal de labores Correa indicó que el subsidio cuesta al momento más de 90 millones de dólares al año.

"He tomado la decisión que desde el 1 de enero se acabó el subsidio para el transporte aéreo, que no lo utilizan los pobres, lo utilizan los ricos", señaló Correa al comentar que con la medida los pasajes podrían elevarse, aunque advirtió que no permitirá que las compañías aéreas especulen.

Aclaró, no obstante, que mantendrá un subsidio para el combustible aéreo en los aeropuertos que están en manos del Estado y que necesitan desarrollar.

"Quito, Cuenca, Guayaquil son rentables, están en manos del Municipio, tienen un gran tráfico aéreo, pero no así Latacunga, Tulcán, Esmeraldas, Santa Rosa, Tena. Para desarrollar esos aeropuertos y las localidades alrededor se dará un subsidio del 40% del combustibles que se ponga en dichos aeropuertos", dijo.

Con la medida, que costará al Estado cerca de cinco millones de dólares frente a los más de 90 que representaba el subsidio general, el Gobierno pretende que se fomente la operación de carga y pasajeros en campos de aviación que no están siendo utilizados en toda su capacidad.