El canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, afirmó hoy que a su país no le preocupa la eventual demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que anunció el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, por la construcción de una carretera cerca de la frontera.

En declaraciones a Radio Reloj, Castillo dijo que este anuncio de Ortega es una nueva "cortina de humo" para desviar la atención sobre las críticas a las elecciones del 6 de noviembre donde fue reelegido.

Si la demanda se presenta "nosotros acudiremos a hacer la defensa correspondiente y aprovecharemos para discutir otros asuntos en los que Nicaragua, muy lejos de proteger el medio ambiente, lo está afectando", añadió.

Ortega aseguró que se está cometiendo "un crimen contra la naturaleza" por construir una carretera de unos 130 kilómetros al margen del nicaragüense río San Juan, que sirve de límite entre los dos países.

Según el mandatario nicaragüense, la nueva carretera en territorio costarricense "indiscutiblemente tiene un impacto" en la ribera del río San Juan, que "empieza a ser devastado", por lo que acudirán a la CIJ.

Para Castillo, este propósito de Nicaragua "demuestra que (al Gobierno de Ortega) le sobra la plata para gastarla en litigios contra su vecino".

"En la corte tendremos otra oportunidad para discutir otros asuntos relacionados con la frontera y el medio ambiente", apuntó el canciller.

Ambos países mantienen un litigio territorial desde octubre de 2010, cuando Costa Rica acusó a Nicaragua de invadir con militares y civiles y causar daños ambientales al humedal que San José llama isla Portillos, con el dragado del río San Juan.

El caso es ventilado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, que en marzo pasado ordenó a los dos países abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil a la zona en disputa.

Este conflicto mantiene las relaciones entre ambos países al mínimo mientras se espera la resolución final del tribunal.