El presidente Rafael Correa anunció el sábado la eliminación del subsidio al combustible para transporte aéreo a partir de enero de 2012 y adelantó que un incremento en el costo de los pasajes no afectará a la clase popular.

El subsidio generalizado representaba un gasto al estado de 92 millones de dólares, señaló el mandatario en su programa de radio y televisión "Diálogo con el presidente", al tiempo que señaló que dicho monto será destinado a inversiones en el área social.

Agregó que el subsidio debe utilizarse para "mejorar eficiencia" y no para "los que más tienen".

"El que puede pagar 160 dólares por un pasaje Quito-Guayaquil podrá pagar 200 dólares, los pobres no viajan en avión", añadió.

Aclaró que el combustible representa 30% del costo del pasaje aéreo por lo que el incremento podrá llegar máximo a un 15%, lo cual será vigilado por las autoridades aeronáuticas.

Correa anunció que únicamente el combustible que sea cargado en aeropuertos de poco tráfico aéreo mantendrá un subsidio de un 40% con el fin de incentivar las operaciones de carga y pasajeros y así fomentar el desarrollo en esas localidades. El gasto representaría entre 5 o 6 millones de dólares, dijo.