Las autoridades judiciales brasileñas excarcelaron desde enero pasado a unas 21.000 personas que estaban detenidas en comisarías o presidios en forma "ilegal", informó hoy el presidente del Consejo Nacional de Justicia, Cezar Peluso.

"No tengo constancia de que exista una situación parecida en el mundo", declaró el magistrado en rueda de prensa y en alusión a las irregularidades detectadas en diferentes fases del proceso penal, que mantenían tras las rejas a unas 21.000 personas.

Según Peluso, entre las muchas irregularidades comprobadas, las más recurrentes se refieren a casos de plazos de detención expirados o a condenas cumplidas sin que las personas fueran liberadas.

El juez explicó que esos "errores" en el proceso judicial fueron detectados gracias a una completa revisión que el Consejo Nacional de Justicia realizó de 279.000 casos desde inicios de 2010 y que permitió devolver la libertad a unas 21.000 personas durante este año.

Peluso dijo que, además de esas excarcelaciones, en otros 41.100 casos fueron aprobados beneficios penales contemplados en las leyes pero no aplicados por demoras en los procesos o por la simple falta de eficiencia del Poder Judicial.

El magistrado precisó que el número de personas detenidas en el país se sitúa en torno a las 475.000, de las cuales un 43 % está presa en forma provisional y a la espera de una condena firme.

Según los cálculos del Consejo Nacional de Justicia, solamente el 14 % de los detenidos tiene alguna ocupación dentro de los presidios y apenas un ocho por ciento tiene acceso a planes de estudio, que de acuerdo con las leyes deberían estar garantizados.