El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, dijo hoy en Roma que el contagio de la crisis de la deuda soberana en los estados periféricos de la UE se está difundiendo en los centrales, "corazón", de la Unión Europea.

Rehn hizo estas manifestaciones durante su intervención en la comisión de balance y asuntos europeos de la Cámara de Diputados italiana, en la que también señaló que el único camino que tiene Italia para salir de la crisis es "reformas y crecimiento".

"Los países vulnerables, incluida Italia, están robusteciendo sus propias políticas, pero hoy los operadores del mercado no tienen confianza en que estos países puedan garantizar su deuda y por tanto no hay soluciones a esta situación que no sea el crecimiento", afirmó Rehn.

El comisario europeo agregó que son necesarias también "reformas estructurales para incentivar el crecimiento".

Rehn dijo también que el estancamiento de la economía hará más compleja la mejora de las finanzas públicas, que ese escenario puede agravarse y que "el contagio de la crisis de la deuda soberana en los estados periféricos de la UE se está difundiendo en los centrales, 'corazón'", de la Unión Europea".

También afirmó que es "fundamental" convencer a los inversores que se están tomando las medidas necesarias para afrontar la crisis. "Es urgente comenzar a producir resultados", insistió.

Rehn manifestó asimismo que la crisis está teniendo en Europa un fuerte impacto social y que preocupa, especialmente, el desempleo juvenil tan alto, "un derroche enorme de tanto talento que Europa no puede permitirse".