Las imágenes quedaron captadas en un video de algunos segundos: con el torso desnudo y el rostro cubierto con su propia camiseta, la cabeza de un hombre es introducida repetidamente en una cubeta con agua, en un posible acto de tortura de la policía contra un detenido.

Un reportero de Milenio Televisión ha declarado a su propio medio que captó el video el fin de semana luego de un enfrentamiento entre policías y presuntos delincuentes en Tepito, un barrio de clase trabajadora del centro de la capital y conocido como centro de venta de contrabando y drogas.

En el video sólo se observa cómo el supuesto detenido es metido por la cabeza a una cubeta por alguien no identificado, mientras al lado y en cuclillas observa otra persona que se cubre el rostro y tiene una chaqueta negra a la que se le alcanza a apreciar un escudo de la policía. La grabación, hecha al parecer a la altura de la cintura, también captó cómo otras personas pasan frente al hombre que es metido a la cubeta, pero sólo se les aprecian las piernas.

La escena ha generado indignación y llevó a la propia corporación a iniciar una investigación para determinar la responsabilidad de sus elementos.

"Para mí, como para todos, fue una sorpresa encontrarme con este video", dijo el viernes en MVS Radio Manuel Mondragón, secretario de Seguridad Pública de la ciudad de México.

El jefe de la policía capitalina afirmó que se inició una investigación interna y que también presentó una denuncia ante la Procuraduría local.

"Estoy totalmente indignado porque la policía del Distrito Federal, la policía preventiva que está a mi mando, no puede, no debe; puede hacerlo, pero no debe cometer acciones de esa naturaleza", señaló Mondragón.

Aseguró que se llegará "hasta las últimas consecuencias".

La tortura y los abusos por parte de las autoridades se han vuelto temas sensibles en los últimos años en México, en particular en el contexto del combate al narcotráfico que ha elevado las quejas de presuntas violaciones a derechos humanos cometidas por soldados y policías.

Un reciente informe de la organización Human Rights Watch señaló que encontró evidencias de más de 170 casos de tortura, 39 desapariciones y 24 ejecuciones en el marco de la estrategia del gobierno del presidente Felipe Calderón contra el narcotráfico.

El presidente propuso crear un grupo de trabajo conjunto para analizar cada uno de los presuntos casos de abusos.