Todo ese agobiante recorrido de triunfos le pasó finalmente la factura a Novak Djokovic.

Djokovic, con aspecto cansado, terminó una espectacular temporada con una lamentable actuación en la Copa Masters donde en tres días tuvo más derrotas que en los primeros siete meses del año, y entonces el número del mundo sufrió una pronta eliminación en ese torneo que cierra la campaña.

Después de ganar tres títulos de Grand Slam y de arrebatarle la primera posición mundial a Rafael Nadal antes de tener problemas por lesiones en los últimos meses, Djokovic simplemente llegó sin gran energía al último torneo de la temporada.

"Lo que falta es esa frescura", dijo luego de perder 3-6, 6-3, 6-3 ante su compatriota serbio Janko Tipsarevic en su último partido de la primera fase. "La voluntad de ganar, estar en la cancha, dar el 100%. No soy capaz de hacerlo porque me queda muy poco".

Pese a finalizar la etapa de grupos con foja de 1-2, Djokovic habría llegado a las semifinales si Tomas Berdych hubiera perdido ante David Ferrer en el último encuentro de la fase de todos contra todos.

Pero el checo Berdych, 7mo favorito, remontó después de estar abajo por un parcial y un rompimiento para vencer a David Ferrer por 3-6, 7-5, 6-1 y conseguir el último puesto de las semifinales.

Berdych se recuperó dos veces de un rompimiento abajo en el segundo parcial, aunque en el tercero tuvo poca resistencia de Ferrer, quien ya había avanzado al ganar sus dos primeros encuentros.

Ferrer enfrentará a Roger Federer en la primera semifinal del sábado, y luego Berdych va contra Jo-Wilfried Tsonga, luego que los jugadores en las tres primeras posiciones del escalafón mundial no pudieron superar la etapa de grupos. Nadal, número dos del mundo, fue eliminado después de perder con Tsonga el jueves, mientras Andy Murray, el número tres, se retiró por una lesión tras su derrota inicial ante Ferrer.

Djokovic, en tanto, puede empezar a empacar para viajar a las Maldivas, donde tiene previsto reunirse con Tipsarevic para vacacionar la próxima semana con el deseo de recargar las baterías para el año próximo.

"Anhelo ir a un tan necesitado descanso", dijo. "Tuve un año increíble. Nada puede arruinarlo. Siempre recordaré este año como el mejor de mi vida".

Sin embargo, fue un final decepcionante para una de las temporadas más grandiosas que haya habido en el tenis. En total, ganó 10 torneos y llegó a Londres con un registro de 69-4.

Después de vencer a Berdych en tres parciales en su primer partido, cayó por 6-3, 6-1 frente a Ferrer el miércoles, en un resultado que empató la peor derrota de un número uno del mundo desde 1983.

Tipsarevic le quebró el servicio dos veces en cada uno de los últimos dos sets y el partido se terminó cuando Djokovic dejó una derecha en la red en su tercer match point en contra.

Djokovic parecía dominar el partido hasta la mitad del segundo set, cuando comenzó a perder el control luego que Tipsarevic le quebró el servicio por primera vez para ponerse 4-2 arriba.

Aunque Djokovic devolvió el quiebre de inmediato, cometió tres errores de derecha en el siguiente game para volver a perder su servicio y el set.

Tipsarevic nuevamente se robó un game en el inicio de la tercera manga y luego mantuvo su saque hasta el final. Djokovic perdió el partido con otro quiebre de servicio.

El ganador había entrado al torneo como suplente del escocés Murray.

"Perdí un partido que creo iba a ganar", dijo Djokovic el viernes. "Pero si es mi último encuentro en la Copa Masters, estaré contento porque creo que, al menos en comparación con el partido contra Ferrer, jugué un poquito mejor".