Un funcionario surcoreano se dirige a Corea del Norte para ayudar a supervisar la distribución de la ayuda, la primera vez en tres años en que el gobierno de Seúl se incorpora a una misión humanitaria para Pyongyang, informaron autoridades de Corea del Sur.

El Ministerio de Unificación de Surcorea indicó que el funcionario salió el viernes rumbo a Pyongyang acompañado por cuatro cooperantes de ayuda humanitaria. Se espera que permanezcan en territorio norcoreano hasta el martes para supervisar la distribución de harina para niños de Corea del Norte.

El viaje es la señal más reciente de que las tensiones entre ambos países disminuyen. Las relaciones entre ambas Coreas han sido tensas desde que el presidente surcoreano Lee Myung-bak asumió el cargo en 2008. La relación llegó a su nivel más bajo luego que un ataque de artillería de Corea del Norte mató a cuatro surcoreanos hace un año.