Las próximas elecciones nacionales en Grecia podrían retrasarse para permitir que la coalición complete su mandato, dijo el viernes uno de los miembros minoritarios del nuevo gobierno interino.

Giorgos Karatzaferis, líder del derechista y populista partido LAOS, dijo que la coalición tripartidista ve difícil operar bajo un "tiempo límite tan estrecho", fijado el 11 de noviembre, cuando se formó el gobierno. Por esa razón, dijo, podría postergar la siguiente elección nacional más allá del 19 de febrero, la fecha que se acordó tentativamente.

El gobierno de coalición — encabezado por el ex funcionario del Banco Central Europeo Lucas Papademos — incluye la mayoría socialista de Grecia, el partido LAOS y la principal oposición conservadora. Su misión es reanudar pagos de emergencia de sus préstamos y asegurar un nuevo rescate masivo de los países de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional.

"Se está volviendo claro para todos nosotros que no podemos funcionar con tan poco tiempo", dijo Karatzaferis luego de una reunión con el primer ministro Papademos. "Por tanto, es evidente para todos que la nueva elección general debe realizarse luego de que el gobierno de Papademos complete las difíciles tareas que asumido".

Los países de la eurozona han congelado los pagos del rescate financiero para Grecia, en busca de compromisos serios de todos los partidos para el programa de rescate financiero, y se espera que revisen esa posición la semana entrante.

El nuevo plan de rescate, que sigue en negociación, podría garantizar a Grecia y sus bancos 130.000 millones de euros (172.000 millones de dólares) en préstamos y asistencia bajo términos más favorables de los que existen actualmente e involucra a los poseedores privados de bonos del gobierno griego para que asuman 50% de pérdidas voluntariamente.

Grecia se mantiene a flote gracias a un primer rescate financiero internacional con valor de 110.000 millones de euros acordado en mayo de 2010. A cambio de la línea de efectivo, el gobierno impuso profundas medidas de austeridad, recortando pensiones y salarios al tiempo que incrementaba los impuestos y las edades de jubilación.

El pronóstico revisado del Ministerio de Finanzas dado a conocer el viernes indica que se necesitarán nuevos recortes con un valor de 7.000 millones de euros (9.260 millones de dólares) para 2013-2015 en caso de que el país alcance sus metas de reducción de déficit.

Evangelos Venizelos, ministro de Finanzas, ha dicho que esa decisión sobre las nuevas medidas se espera en junio de 2012.

Las nuevas estimaciones prevén que la deuda pública alcance 145,5% del Producto Interno Bruto en 2012, antes de bajar a 125,6% en 2015.