El director ejecutivo de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone mostró dudas el viernes de que el Gran Premio de Estados Unidos se pueda correr en 2012 y dio a sus organizadores tiempo hasta el miércoles para garantizar su financiación a largo plazo.

Los organizadores de la eventual carrera en Austin, Texas, aseguran que pagarán el arancel para asegurarse un lugar en el calendario 2012, pero Ecclestone dijo en Sao Paulo que eso no es suficiente.

"Podrían pagar ahora, pero lo que nos importa es el futuro", dijo. "No estamos buscando una solución de corto plazo".

"No tienen suficientes garantías", agregó. "Buscamos garantías a largo plazo".

Bobby Epstein, socio de la compañía organizadora Circuito de las Américas, dijo el jueves en un comunicado que el contrato que la F1 le envió hace dos semanas "tenía exigencias poco realistas e imposibles de cumplir".

Ecclestone dijo que aún no recibió ningún pago y que los organizadores pueden no firmar el contrato si no les gustan las condiciones. Si no hay acuerdo para el miércoles, la carrera no se hará en 2012, afirmó.

Hace dos semanas, en Abu Dabi, había dicho que el plazo máximo era este domingo.