El Gobierno de Brasil anunció hoy que habilitará un número telefónico para recibir denuncias de violencia de género de mujeres nacidas en el país pero que residan en Italia, España o Portugal con sus documentos en regla o como ilegales.

El servicio de la línea "Llame 180" será gratuito y estará a cargo de los consulados en esos tres países, escogidos para una primera fase del proyecto que luego será expandido a otras naciones europeas y a todo el continente americano.

"Las mujeres que están lejos se sienten más desamparadas, sin sus familias, muchas veces con la barrera del idioma, y precisan que el Estado brasileño les ofrezca la atención necesaria", declaró al anunciar esta iniciativa la titular de la Secretaría de Políticas para Mujeres, Iriny Lopes.

El anuncio se hizo en coincidencia con la conmemoración hoy del Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, instituido por la ONU en 1999.

El servicio será similar a otro que funciona en el territorio brasileño desde abril de 2006 y que, según las autoridades, ha permitido cohibir en buena medida la violencia de género en el país.

Según datos de la Central de Atención a la Mujer, desde que esa iniciativa está en funcionamiento han sido recibidas cerca de dos millones de denuncias.

Solamente este año, hasta el pasado mes de octubre, el teléfono de atención a las mujeres recibió 530.542 llamadas, de las cuales 58.512 correspondieron a casos de violencia física, mientras que las otras se referían a agresiones psicológicas, morales o sexuales.