Más de mil bolivianas marcharon hoy por el centro de La Paz para exigir al Gobierno del presidente Evo Morales que los asesinatos por violencia machista sean considerados en la ley como "feminicidio", con una pena de 30 años de prisión.

La movilización, que incluyó a mujeres policías, se produjo a propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, después de que varias organizaciones presentaran al vicepresidente del país, Álvaro García Linera, un proyecto de ley.

La coordinadora del privado Centro de Información y Desarrollo de la Mujer, Patricia Brañez, dijo a Efe que la propuesta busca que la ley castigue el "feminicidio" con 30 años, ya que la norma actual solo habla de asesinato "por emoción violenta" con bajas condenas.

También señaló que desde el 2009, su institución ha registrado 424 muertes violentas de mujeres, de las cuales 272 mujeres fueron víctimas de violencia machista y 152 murieron por inseguridad ciudadana, entre otras circunstancias.

Según Brañez, 136 muertes violentas se produjeron este año, de las cuales 85 fueron "feminicidios" y 51 asesinatos por inseguridad.

Las estadísticas también señalan que siete de cada diez bolivianas sufre algún tipo de violencia en sus hogares y un 83 % de las agredidas no toma ninguna acción contra los agresores.

La propuesta legal también plantea que las mujeres que sobreviven a una agresión pero quedan lesionadas obtengan una indemnización ya que en muchos casos no pueden volver a trabajar con normalidad.

La representante de la ONU en Bolivia, la japonesa Yoriko Yasukawa, expresó su preocupación por los altos índices de violencia contra las mujeres en Bolivia, en particular los reportes sobre feminicidios, según la agencia estatal ABI.

Al recibir la propuesta para los cambios legales, García Linera, dijo que tiene aspectos audaces y polémicos que deben ser debatidos en el Congreso, pero además pidió a las organizaciones de mujeres generar una movilización social a favor de las reformas.