Megadeth está dispuesta a sacudir con sus estridentes acordes hasta a la misma cordillera de los Andes durante el concierto que programaron en la capital boliviana.

Maravillado por la belleza de las montañas que rodean La Paz, el líder de la banda estadounidense de 'trash metal' Dave Mustaine confesó el viernes también que se sentían un poco aturdidos por la atmósfera enrarecida de los 3.600 metros en los que se encuentra la ciudad. "A momentos nos falta el aire, pero al ver que estamos con nuestros fans en La Paz nos sentimos bien".

A pesar del malestar, "nuestra primera impresión es que esta ciudad es adorable, las montañas que podemos ver a nuestro alrededor son hermosas", expresó Mustaine en una conferencia de prensa horas antes del recital programado para la misma noche.

A una de las preguntas que le formularon, Mustaine, quien hace resonar los amplificadores con las distorsiones de su guitarra cuando interpreta temas como "Symphony of Destruction" e "In my Darkest Hour", respondió que sigue sin acostumbrarse a la pobre calidad de las grabaciones en formato MP3.

"He crecido en la época en la que los discos de vinilo eran bastante populares. Pienso que el sonido es bastante bueno pero el MP3 no lo es", expresó el músico, quien además aprovechó la ocasión para aclarar los rumores sobre la elección religiosa que tomó hace unos años al sostener que ha "nacido dentro del cristianismo... eso me ayuda a despertar cada día con ganas de vivir".

Megadeth ha sido nominado en nueve ocasiones al Grammy en la categoría en la mejor interpretación de metal.

El grupo estadounidense desarrolla la gira denominada Tour Killing.