La organización criminal de Los Zetas estaría detrás del asesinato de 26 personas, cuyos cadáveres fueron abandonados hoy en tres vehículos en plena vía pública en Guadalajara, oeste de México, en una operación que duró un minuto, informaron fuentes oficiales.

Al término de una reunión del Consejo de Seguridad de Jalisco, cuya capital es Guadalajara, el secretario estatal de Gobierno, Fernando Guzmán Pérez, dijo en una rueda de prensa que por las marcas de aceite que presentan los cuerpos, saben que los presuntos autores de la masacre son Los Zetas.

Esa agrupación, una de las más violentas de México y hasta 2010 el brazo armado del cartel del Golfo, se disputa la región con el cartel de Sinaloa encabezado por Joaquín "el Chapo" Guzmán, a través del grupo Jalisco Nueva Generación.

Los cadáveres fueron hallados en dos camionetas y un automóvil abandonados junto al monumento Arcos del Milenio, en el cruce de dos avenidas, unas de las más transitadas de la zona metropolitana de Guadalajara, capital del estado de Jalisco, donde nunca había ocurrido un hecho como este.

Una de las camionetas contenía diez cuerpos, la otra nueve, mientras que en el automóvil había siete, todas las víctimas eran hombres y estaban amordazados y atados de manos y pies, precisó Guzmán Pérez.

De acuerdo con las autopsias, eran varones de entre 25 y 35 años y todos murieron por asfixia, apuntó y agregó que uno de ellos presentaba mutilación en la cabeza, otro tenía una herida por arma de fuego y dos más fueron lesionados con un instrumento contundente.

Según las primeras indagaciones, siete de los fallecidos podrían estar vinculados con "levantones" ocurridos en días anteriores en la zona metropolitana de Guadalajara, aunque esta versión se confirmará en el curso de la investigación, comentó.

El "levantón" es una práctica habitual de los carteles de la droga mexicanos que consiste en capturar a una o varias personas sin exigir rescate a cambio. A menudo, las víctimas aparecen muertas días después.

El secretario de Gobierno confirmó que en la parte trasera del automóvil se encontró una manta cuyo mensaje alude a los gobernadores de Jalisco, Emilio González Márquez, y al de Sinaloa, Mario López, aunque no quiso precisar los detalles del contenido.

Y es que el estado de Sinaloa, en el noroeste de México, registró ayer una jornada de violencia que se cobró la vida de 24 personas, de las cuales 17 fueron halladas calcinadas en vehículos en plena vía pública.

Hechos como estos buscan "generar zozobra, miedo y temor en nuestra población", pero las autoridades estatales responderán "con una firme determinación para hacer cumplir la ley", aseguró Guzmán Pérez, tras anunciar un reforzamiento de las medidas de seguridad.

Acompañado del fiscal de Jalisco, Tomás Coronado, y el director de Seguridad Pública, Luis Carlos Nájera, señaló que en la reunión se adoptaron "distintas acciones para fortalecer el cuidado" de la zona metropolitana y los accesos carreteros.

Entre ellas, mencionó la coordinación con las autoridades federales y municipales para reforzar los patrullajes, aunque no especificó si se buscará también la presencia del Ejército mexicano.

Guadalajara albergará desde el próximo sábado y hasta el 4 de diciembre la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), la mayor cita de las letras en español.

A la reunión de seguridad, encabezada por el gobernador, también asistieron la delegada de la fiscalía general Benilde Castro, el titular de la XV región militar, Gilberto Hernández, así como un representante de la Policía Federal y la Secretaría de Gobernación federal.