En medio de los disturbios que remecen Egipto una semana antes de las elecciones, el premier israelí Benjamin Netanyahu dijo el jueves que la paz entre los dos vecinos es crucial.

Israel teme que partidos islamistas obtengan buenos resultados en las elecciones e intenten derogar el tratado de paz de 1979, el primero entre Israel y un estado árabe.

Netanyahu dijo en conferencia que "interesa a Israel y Egipto conservar la paz y la estabilidad en el Medio Oriente".

El gobierno militar egipcio dijo el jueves que no aplazará las elecciones a pesar de las protestas que han dejado un saldo de casi 40 muertos en los últimos días.

Netanyahu dijo que "nada sería mejor para la prosperidad, la seguridad, la paz" que tener vecinos democráticos.