Los militares que gobiernan Egipto dijeron el jueves que las elecciones parlamentarias previstas para la próxima semana se realizarán según lo programado a pesar de la creciente inestabilidad.

Los gobernantes también rechazaron las exigencias de los manifestantes para que renuncien de inmediato, por considerar que hacerlo equivaldría a "traicionar" la confianza del pueblo. También argumentaron que los militares asumieron el poder que ejercía el derrocado presidente Hosni Mubarak por aclamación popular.

"Sólo quiero decir esto: la elección no será postergada", afirmó el general de división Mamduh Shahin, uno de dos miembros del consejo militar gobernante que hablaron durante una conferencia de prensa televisada. "Los comicios se llevarán a cabo a tiempo con sus tres etapas a efectuarse según lo programado".

Las declaraciones dejan entrever que el consejo militar encabezado por el mariscal Hussein Tantawi no tiene intención de hacer más concesiones a pesar de la presión que ejercen decenas de miles de manifestantes reunidos en la plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de la sublevación popular de 18 días que derrocó a Mubarak hace nueve meses.

Horas antes, la policía y los manifestantes acordaron una tregua negociada por clérigos musulmanes tras cinco días de intensos enfrentamientos en las calles que han dejado casi 40 muertos.

Otro miembro del consejo, el general de división Mukhtar el-Malá, dijo que los egipcios deben "concentrarse" en las elecciones, más que en las protestas.

Las manifestaciones que exigen la renuncia de los gobernantes militares han derivado en una semana de enfrentamientos de la policía con los inconformes, con abundante gas lacrimógeno en los alrededores de la plaza Tahrir.

La agitación ha profundizado los problemas económicos y de seguridad del país, y generado dudas sobre la capacidad de los líderes interinos de Egipto para llevar a cabo las primeras elecciones parlamentarias desde la caída del régimen de Mubarak. La votación, que comenzará el lunes, se realizará en etapas a lo largo de tres meses.

Por otro lado, las autoridades informaron que un tribunal ordenó liberar a tres estudiantes estadounidenses arrestados el domingo en los disturbios en El Cairo. Los tres son Derrik Sweeney, de 19 años; Luke Gates, de 21, y Gregory Porter, de 19, todos alumnos de la Universidad Estadounidense en esa capital.

Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque carecen de autorización para hablar con la prensa.