El primer ministro Salomón Lerner afirmó el jueves que el gobierno desea solucionar los problemas de la región Cajamarca, cuyos pobladores mediante protestas y un paro se oponen al millonario proyecto minero Conga pues temen que afectará sus fuentes de agua.

"No solamente queremos resolver Conga sino queremos resolver los problemas de Cajamarca, el asunto del agua, de las carreteras, del desarrollo y crecimiento económico", dijo Lerner a los periodistas en la capital.

El primer ministro indicó que el gobierno busca "absolver todas las dudas" de los pobladores de Cajamarca y "enriquecer todos los estudios que se han hecho" en especial "los estudios de impacto ambiental e hidrogeológicos".

Precisamente los opositores al proyecto minero, de 4.800 millones de dólares y el más importante en el país, cuestionan la validez del Estudio de Impacto Ambiental, la llave que permitió el inicio del proyecto Conga.

Perú es el segundo productor mundial de cobre y el sexto de oro. La minería es el motor de la economía y las exportaciones de este sector constituyen el 61% del total.

En Cajamarca, 571 kilómetros al norte de Lima, miles de pobladores opuestos al proyecto Conga, de la minera estadounidense Newmont, llegaron en camiones hasta inmediaciones del proyecto de 2.000 hectáreas, donde criticaron al presidente Ollanta Humala.

Encabezados por el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, pobladores ingresaron hasta parte del proyecto minero Conga gritando lemas como "Humala vende patria" y "el agua no se vende, el agua se defiende y nunca ya se vende".

La población de Cajamarca se opone al proyecto minero, que busca extraer oro y cobre, porque temen la destrucción de cuatro lagunas y la construcción de reservorios para compensar la pérdida de las fuentes de agua.

Un grupo reducido de campesinos apedreó las lunas de un puesto de control del proyecto Conga cerca a la laguna El Perol, sin que haya respuesta de las fuerzas policiales, según se apreció en imágenes obtenidas por la AP.

Milton Sánchez, dirigente de los campesinos, dijo a la AP que el viernes continuarán con sus protestas.

Omar Jabara, ejecutivo de comunicaciones de Newmont, informó mediante un correo electrónico a la AP que el miércoles 6.800 trabajadores de Conga, incluyendo contratistas, suspendieron temporalmente sus labores para evitar conflictos.

En la plaza de armas de Cajamarca, miles de pobladores protestaron de forma pacífica aunque la protesta fue suspendida hasta la noche porque se desató una fuerte lluvia.

"El paro se desarrolla en la plaza de armas de Cajamarca de manera pacífica y volveremos a reunirnos en la noche para realizar una vigilia", dijo a la AP Mirtha Vásquez de Grufides, un grupo ambientalista del proyecto minero.

Los restaurantes y centros comerciales en Cajamarca reanudaron sus actividades por la tarde.

Igual situación se vivió en la provincia cajamarquina de Celendín.

"Las protestas creo que continuarán, pero los comercios han comenzado a funcionar", dijo Marcelo García, de 40 años, empleado del hotel "Celendín" ubicado cerca de la plaza de armas de la provincia cajamarquina del mismo nombre.