Autoridades arqueológicas de México restaron importancia a las teorías que aseguran que los indígenas mayas predijeron algún tipo de apocalipsis en 2012, aunque reconocieron que hay una segunda referencia a esa fecha en un fragmento del sur del país.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha sostenido por largo tiempo que los rumores de que el mundo podría acabarse o experimentar un importante cambio en diciembre de 2012 son malinterpretaciones del calendario maya.

"El pensamiento mesiánico de Occidente ha tergiversado la cosmovisión de antiguas civilizaciones como la maya", señaló el jueves el INAH en un comunicado a unos días de que se realice un foro en el que se abordará el tema de las profecías mayas.

La mayorías de los expertos sobre el tema refieren sólo una referencia a la fecha, localizada en una inscripción maya en monumento del sitio denominado Tortuguero.

El INAH, sin embargo, señaló el jueves que hay una segunda inscripción en otro fragmento encontrado en Comalcalco, en el estado sureño de Tabasco.