Seis reos de la última colonia penal en una isla que existe en el continente americano fueron reaprehendidos en el mar después de que utilizaron contenedores flotantes y tablas de madera para intentar alcanzar la libertad, en una fuga que evoca la película de 1973 "Papillon".

La Marina de Guerra mexicana señaló que los presos usaron botellas plásticas vacías para mantenerse a flote mientras nadaron unos 100 kilómetros (60 millas) al sur de las Islas Marías, una colonia penal mexicana donde los reos viven en pequeñas casas y normalmente no están encerrados. Los prisioneros pueden cultivar pequeños jardines y cosechar comida.

Los seis hombres estaban a sólo 93 kilómetros (58 millas) de la ciudad balneario de Puerto Vallarta en la costa del Pacífico cuando fueron divisados por un barco pesquero.

El barco contactó a una base naval local, y botes patrulleros fueron enviados rápidamente para detener a los hombres. Fotos proporcionadas por la Armada los mostraban quemados por el sol, pero lúcidos y no muy contentos en la cubierta de los patrulleros.

Los hombres, cuyas edades van de los 28 a 39 años, fueron llevados de vuelta a Puerto Vallarta para someterse a un examen médico y después ser entregados a las autoridades de la prisión.

Más tarde, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que está a cargo de las prisiones federales en México, informó que los hombres fueron encontrados en condiciones aceptables de salud y que serían regresados a las Islas Marías "en horas".

La SSP señaló en un comunicado que una agencia que supervisa la prisión sólo había notificado que los hombres estaban desaparecidos en la isla el jueves, el mismo día que fueron encontrados, lo que sugiere que no se habían percatado de su ausencia cuando comenzaron a fugarse.

La colonia penal de las Islas Marías está ubicada aproximadamente a 112 km (70 millas) de tierra continental, pero los fugados no se dirigieron a la costa más cercana, hacia el este.

En lugar de ello nadaron cerca de 100 km (60 millas) al sur, ya sea debido a que las corrientes prevalecientes los llevaron hacia allá, debido a que no sabían hacia dónde se dirigían o porque querían llegar a Puerto Vallarta.

El Océano Pacífico constituye la principal barrera de seguridad en la isla; aunque se cree que decenas de presos han tratado de escapar desde que la colonia penal fue fundada en 1905, informes de medios locales indican que muy pocos llegaron a territorio continental, si es que alguno lo logró.

El intento de fuga evocó comparaciones con la película "Papillon", en la que el personaje principal, interpretado por Dustin Hoffman, utiliza un dispositivo de flotación para nadar lejos de una colonia penal en la Guyana Francesa.

Las Islas Marías representan el último penal insular en la región.

Panamá cerró la Isla Coiba, la única otra colonia penal insular que quedaba en el continente americano, en 2004. Ese mismo año, México anunció que gastaría dos millones de dólares para reactivar la deteriorada cárcel en las Islas Marías y aumentar la población carcelaria. Normalmente hay entre 1.000 y 1.200 internos en las instalaciones.