Médicos de los principales hospitales de Costa Rica comenzaron hoy a unirse a la huelga que mantienen desde hace ocho días los anestesistas, que ha afectado los servicios y provocado la cancelación de unas 1.500 cirugías.

La Unión Médica Nacional, el principal sindicato de médicos, anunció que hoy se unieron al movimiento de galenos de los hospitales San Juan de Dios y Calderón Guardia, dos de los más grandes del país, ubicados en la capital San José.

"Ante la intransigencia de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), los médicos especialistas y médicos generales se unen al movimiento que desde hace una semana realizan los anestesiólogos con el fin de pedir mejoras en los quirófanos" y días de descanso adicionales en atención a los riesgos de su trabajo, indicó la Unión Médica Nacional.

Mañana podrían sumarse a la huelga médicos de otros hospitales del interior del país, mientras que el sindicato tiene previsto realizar el próximo lunes una asamblea general para determinar si se une por completo al movimiento en solidaridad con los anestesistas.

La huelga de unos 76 anestesiólogos mantiene paralizadas las intervenciones quirúrgicas programadas en los 29 hospitales públicos del país, aunque las cirugías de emergencia sí las están realizando.

El sindicato tampoco está de acuerdo con que el Gobierno traiga al país anestesiólogos de Cuba y Colombia, posibilidad que anunció la presidenta Laura Chinchilla hace unos días.

El miércoles, un Juzgado de Trabajo declaró ilegal la huelga de los anestesiólogos por tratarse de "un derecho fundamental como lo es el derecho a la salud".

Ese mismo día, el Ministerio de Salud presentó ante la Fiscalía General una denuncia penal contra todos los médicos que se habían negado a cumplir sus labores.

Los anestesiólogos reclaman un beneficio adicional en vacaciones, mejoras salariales y arreglos en los quirófanos, y a pesar de diversas reuniones no han llegado a un acuerdo con la CCSS, entidad que administra los hospitales costarricenses.