Más de una tercera parte de las aproximadamente 6.000 especies identificadas en Ecuador están amenazadas, entre otros factores por la sobreexplotación o el cambio climático, indicó hoy la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Entre ellas están la caoba y el cedro, árboles cuya apreciada madera les hace víctimas de la tala.

También se encuentran el tiburón toro y el tiburón ángel, que llenaron los muelles de los pescadores ecuatorianos durante décadas recientes, pero que ahora son extremadamente raros, según dijo el biólogo Juan Manuel Álava.

"Es necesario saber el impacto de la desaparición de los tiburones en el ecosistema", afirmó.

En el Océano Atlántico la caída de su población ha generado un aumento de los peces que eran su presa, pero que a su vez se comen a pescados de importancia comercial, cuyos números han caído, explicó Álava, quien dijo que no existen estudios en Ecuador de este tipo de efecto cascada.

Capítulo aparte merecen los anfibios, puesto que Ecuador es el segundo país del mundo con mayor número de especies amenazadas, tras Colombia, explicó Arturo Mora, un experto de la UICN, un organismo que agrupa a organizaciones sin fines de lucro y gobiernos.

"Tenemos un gran problema en Ecuador, específicamente también porque obviamente Ecuador tiene una gran diversidad de anfibios", dijo a Efe Mora, quien indicó que su principal amenaza es un hongo que se multiplica más por el aumento de la temperatura debido al cambio climático.

La UICN mantiene lo que llama su "lista roja de especies amenazadas", con información aportada por organizaciones de todo el mundo.

De las casi 62.000 especies que se encuentran en esa base de datos, 19.570 están amenazadas.

En Ecuador, según la UICN, se han registrado 6.030 especies, de las cuales 2.265 están amenazadas, incluidas 7 extintas, y 326 en peligro crítico.