El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo hoy que ha pedido ayuda a Colombia, España y Estados Unidos para mejorar la Policía de su país, salpicada por la participación de agentes y oficiales en crímenes.

El gobernante indicó a periodistas en Tegucigalpa que además tiene previsto solicitar la cooperación de Chile, país que en su opinión también puede contribuir al proceso de depuración de la Policía hondureña.

Agregó que la petición a España la hizo hace tres días a través del embajador del país europeo en Tegucigalpa, Luis Belzuz de los Ríos, quien hoy le entregó a Lobo una donación española de 17 ambulancias como aporte al sistema hondureño de salud.

Lobo señaló además que en la reciente visita que hizo a España, le pidió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ayuda en materia de investigación para esclarecer el asesinato de más de una decena de periodistas en los últimos dos años.

En el marco del proceso de depuración de la Policía, Lobo subrayó que ha "pedido ayuda a España, a Colombia y a Estados Unidos" y que está "queriendo contactar con Chile".

A finales de octubre pasado dos jóvenes universitarios fueron asesinados en Tegucigalpa, en un hecho al que han sido vinculados siete policías y un suboficial, lo que ha provocado consternación y repudio en Honduras y la exigencia a Lobo para que haga una depuración total de la Policía.

Una comisión técnica, que lidera la Universidad Autónoma, cuya rectora, Julieta Castellanos, es la madre de uno de los estudiantes asesinados, trabaja en un proyecto orientado a sanear la Policía, cuyas autoridades buscan limpiar el nombre de la institución, aunque no es la primera vez que aparece envuelta en crímenes.

El Ejecutivo y el Legislativo también tienen comisiones trabajando para sacar de todas las recomendaciones un documento consensuado sobre lo que más conviene para mejorar la Policía.

La comisión encabezada por la Universidad estatal y otros sectores sociales insisten en que la depuración de la Policía se debe hacer con supervisión internacional, porque el desprestigio del organismo responsable de la seguridad ciudadana abarca a agentes y oficiales por igual.

A raíz de los últimos crímenes en que se han visto implicados elementos de la Policía, la prensa hondureña ha hecho múltiples denuncias en las últimas cuatro semanas.

Las denuncias han derivado en amenazas de muerte contra periodistas de varios medios de comunicación, entre ellos el diario La Tribuna, cuyo propietario es el expresidente Carlos Flores (1998-2002).

El rotativo denunció hoy amenazas de muerte a al menos cuatro miembros de su personal, entre reporteros, fotógrafos y editores.

Al respecto, Lobo dijo que hoy se comunicaría con el expresidente Flores para expresarle su solidaridad y que el secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, ha sido instruido para que la denuncia no solamente quede en eso.

El gobernante hondureño señaló además que el proceso de depuración de la Policía no es fácil y que se tiene que enmarcar en ley para no violentar derechos de los miembros de la institución.

Añadió que ha conversado sobre el tema con sus homólogos de Guatemala (Álvaro Colom), El Salvador (Mauricio Funes) y Nicaragua (Daniel Ortega), quienes le han expresado su voluntad de hacer algunas aportes, aunque eso no implica que otros países intervendrán en la depuración.