Seis pilotos militares de elite murieron en una emboscada, informaron las fuerzas armadas sirias el viernes en un inusual comunicado por televisión.

Según el comunicado, el ataque se produjo la víspera en la provincia de Homs y significó una peligrosa escalada del conflicto.

Siria es escenario de la represión más mortífera desde que comenzó la Primavera Arabe, y el presidente Bashar Assad hasta ahora ha hecho caso omiso de las presiones para que detenga el derramamiento de sangre.

La declaración militar advirtió que Siria "responderá" a cualquier intento de provocar el caos.