La Comisión Europea (CE) da a conocer hoy los primeros resultados de las pruebas de resistencia a las centrales nucleares de la Unión Europea, que no contemplan sin embargo todos los riesgos que pueden causar un accidente como el de Fukushima (Japón), como han criticado los ecologistas.

El informe del Ejecutivo europeo recogerá simplemente los datos provisionales enviados por las autoridades nacionales y las propias plantas nucleares, mientras que los resultados finales y pormenorizados con resultados sobre pruebas de resistencia a terremotos no verá la luz hasta junio de 2012.

Responden a "una parte, no todas" las cuestiones de seguridad, reconocía ayer la portavoz de Energía de esta institución, Marlene Holzber.

Las autoridades nucleares nacionales deberán remitir antes de finales de año a la CE su informe definitivo para que sea analizado por expertos internacionales, quienes podrán realizar visitas a las centrales nucleares o pedir datos adicionales si fuera necesario.

Los expertos se pronunciarán en abril de 2012, tras lo que Bruselas emitirá su evaluación final al cabo de otros dos meses, momento en el que el Ejecutivo europeo aseguró ayer que se contará con toda la información requerida para evaluar la seguridad de las plantas.

La CE decidió poner en marcha estas pruebas de resistencia tras la catástrofe sufrida en la central japonesa de Fukushima el pasado mes de marzo, que reavivaron en Europa las críticas al sector por su potencial peligrosidad con el objetivo de analizar los más de 140 reactores que hay en activo en la UE, 8 de ellos en España.