El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, reconoció hoy que su exministro de Seguridad, Manuel Melgar, no agradaba a "algunos sectores políticos" de EE.UU., incluso del Congreso y del Senado, pero reiteró que él no recibió presiones del Gobierno estadounidense para que el exfuncionario renunciara.

"Manuel Melgar no era del aprecio, del agrado, de algunos sectores, no de la Administración Obama, sino de algunos sectores políticos en los Estados Unidos, incluyendo el Congreso y el Senado de los Estados Unidos, eso así es", afirmó Funes en una entrevista con Telecorporación Salvadoreña.

Sin embargo, "nadie de la Administración estadounidense me ha pedido o me pidió en su momento la cabeza de Manuel Melgar", insistió.

Agregó que "habrá que preguntarle a Manuel Melgar si se sintió presionado, no sólo por EE.UU.", sino por sectores políticos y medios de comunicación salvadoreños, por "su pasado guerrillero", como señaló el secretario de Organización del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), José Luis Merino.

Según medios locales, el rechazo hacia Melgar en Estados Unidos se debe a que supuestamente participó en el ataque guerrillero contra un restaurante de la Zona Rosa de San Salvador en el que murieron 13 personas, entre ellas cuatro marines estadounidenses, en 1985, durante la guerra civil en El Salvador (1980-1992).

Tras la renuncia de Melgar, a principios de mes, Funes nombró este martes al hasta entonces ministro de Defensa, el general en retiro David Munguía Payés, como nuevo titular de Seguridad, decisión rechazada por el FMLN y otros sectores.

Funes reconoció que el FMLN, la exguerrilla que por primera vez llegó al poder en las elecciones de 2009, se "distanció" del nombramiento de Munguía Payés, pero descartó que ello suponga una crisis.

"Al FMLN no le gusta (...) el nombramiento del ministro Munguía Payés", y "si esa decisión provoca un distanciamiento, el FMLN tiene todo el derecho" de hacerlo, expresó Funes.

Con el FMLN, "así como compartimos una visión sobre temas sensibles, también nos distanciamos frente a otros donde públicamente se han planteado las diferencias, y eso no significa que se esté generando una crisis de gobernabilidad", aseguró.

"No estoy pulsando con el Frente ni lo he hecho desde que asumí la Presidencia", el 1 de junio de 2009, sostuvo, y argumentó que él toma las decisiones en función de "lo que el país necesita".

El presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes; el vicepresidente de ese órgano y portavoz del FMLN, Roberto Lorenzana, y el secretario de Organización, José Luis Merino, entre otros miembros del partido en el poder, critican el nombramiento de Munguía Payés, así como organismos de derechos humanos.

Estos sectores señalan que la designación de Munguía Payés fue influenciada por Estados Unidos, viola la Constitución y los Acuerdos de Paz firmados en 1992, y que se "militarizará" la Policía Nacional Civil.

Funes aseguró que el nombramiento "ni es retroceso, ni viola el espíritu y la letra de los Acuerdos de Paz, ni tampoco viola la Constitución".

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo, con un promedio diario de 11 asesinatos, reconocen las autoridades.