Los especialistas de la Agencia Espacial Europea (ESA) consiguieron recibir información de telemetría desde la estación interplanetaria rusa Fobos-Grunt, declaró hoy el representante de la ESA en Rusia, Rene Pishel.

"Nuevamente se logró establecer comunicación con la Fobos-Grunt. Recibimos datos de telemetría, que están analizando los colegas de la corporación Lávochkin (fabricante del aparato)", dijo Pishel en declaraciones a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

Al igual que ayer, cuando se produjo el primer contacto con la Fobos Grunt, que por un fallo aún no aclarado el pasado día 8 quedó en órbita terrestre en lugar de tomar rumbo a Marte, la comunicación con el aparato fue establecida por la estación de seguimiento de la ESA en Perth, Australia.

Sin embargo, en esta ocasión por primera vez los especialistas en tierra recibieron datos desde la estación averiada.

Pishel indicó que la sesión de comunicación con la Fobos-Grunt tuvo una duración de apenas 6 minutos y, aunque la potencia de la señal era buena, pueden haberse recibido pocos datos.

"Pero eso sólo los pueden decir nuestros colegas de la corporación Lávochnin", agregó

Roscosmos, la agencia espacial rusa, ha declarado que hay tiempo hasta final de mes para intentar reanimar la Fobos-Grunt y ponerla rumbo su destino: Fobos, una de las dos lunas de Marte.

La Fobos-Grunt debía cumplir una misión de 34 meses que incluía el vuelo a Fobos, el descenso en su superficie y, finalmente, el retorno a la Tierra de una cápsula con muestras del suelo del satélite marciano.

El proyecto, con un coste de 5.000 millones de rublos (unos 170 millones de dólares), tenía como objetivo estudiar la materia inicial del sistema solar y ayudar a explicar el origen de Fobos y Deimos, la segunda luna marciana, así como de los demás satélites naturales en el sistema solar.