El entrenador uruguayo Julio Comesaña anunció hoy que abandonó su labor como ayudante del seleccionador colombiano, Leonel Álvarez, para que tenga "las manos libres" y reorganice al equipo absoluto que disputa las eliminatorias sudamericanas del próximo Mundial.

"Acepté ser asistente porque estaba todo muy apresurado, todo era rápido, había una necesidad grande de compañía para Leonel, pero en este momento, y ahora, hay tiempo para recomponer el andar, creo que Leonel debe tener las manos libres", dijo Comesaña al canal de televisión Caracol desde Ecuador.

Comesaña, quien se mantendrá como director deportivo de las selecciones de fútbol de Colombia, negó que su alejamiento del banco se deba a una pelea con Álvarez, y garantizó que su colega es quien toma las decisiones en la selección absoluta.

"Él es el entrenador y puede escuchar a quien quiera. Pero si no quiere escuchar, no escucha. Y si escucha, analiza la información y toma las decisiones porque él es el responsable ante la opinión pública del equipo", manifestó.

Comesaña admitió que su corto periodo como ayudante, que duró las cuatro jornadas que llevan las eliminatorias sudamericanas, no se produjo por una invitación directa de Álvarez.

"Él no me llevó a la selección, él me aceptó en la selección", precisó.

El extécnico del Atlético Junior participa en Ecuador en un foro organizado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) para los directores deportivos de las selecciones nacionales de la región.

El técnico uruguayo nacionalizado colombiano hizo un reconocimiento al trabajo táctico que dejó para la selección Hernán Darío Gómez, quien abandonó el cargo por problemas personales después de la Copa América de Argentina disputada en julio pasado y abrió el camino de la sucesión a Leonel Álvarez.

"Parece que hay gente que arma las cosas y otros las disfrutan. Y ese que las disfruta a veces cree que fue porque él las hizo y, sin embargo, de pronto hay otros que pusieron los cimientos para construir algo", puntualizó.