El futbolista uruguayo Sebastián 'Loco' Abreu recibió hoy su segundo título de ciudadano honorario de Río de Janeiro en apenas cuatro días.

El jugador del Botafogo recibió hoy este homenaje en la Asamblea Legislativa regional y el pasado lunes tuvo el mismo trato en la Cámara de Concejales de la ciudad brasileña.

El diputado regional Alexandre José Adriano, promotor del reconocimiento de hoy, dijo en la sesión legislativa que Abreu ha demostrado ser un "verdadero carioca".

"Cuando Uruguay fue campeón de la Copa América este año, él (Abreu) lo celebró en el campo con la bandera del Botafogo, mostrando aprecio por Brasil. Entonces, considero este homenaje más que justo. Trabaja aquí, tiene nuestra identidad", afirmó el diputado en la sesión.

Abreu agradeció el reconocimiento, dijo que está recibiendo un "cariño y respeto maravilloso" en Río de Janeiro y que se está volviendo "cada vez más" un ciudadano brasileño.

El delantero de 35 años llegó al Botafogo a comienzos de 2010 y ya ha jugado 85 partidos con el club, con el que ha anotado 51 goles, su mejor registro con un mismo equipo.

El experimentado jugador ha vestido la camiseta de 17 equipos, entre los que destacan el San Lorenzo argentino, los españoles Deportivo de La Coruña y Real Sociedad y el Cruz Azul mexicano.

Con 31 goles, comparte con Héctor Scarone el mejor registro goleador con la selección uruguaya, con la que ha jugado los mundiales de 2002 y 2010, además de tres ediciones de la Copa América (1997, 2007 y 2011).

Una de sus debilidades, marca de la casa, es tirar los penaltis con un sutil toque picado, al estilo del checo Antonin Panenka. Así anotó su lanzamiento en la tanda contra Ghana en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica.