El director ejecutivo del Programa ONU-Hábitat, Joan Clos, sugirió hoy que se aproveche la crisis económica para crear nuevos modelos urbanísticos y exhortó a las ciudades a expandirse y mejorar el transporte público a fin de abaratar el precio de la vivienda.

"Los ensanches deben estar planificados con espacios orientados al ciudadano y sin fomentar la segregación", dijo Clos en el marco del X Congreso Mundial de Metrópolis, que comenzó hoy en la ciudad brasileña de Porto Alegre.

Clos, que entre 1997 y 2006 fue alcalde de Barcelona (España), se refirió a los denominados programas de actuación urbanística planificados en las grandes ciudades con el propósito de extenderse por su área metropolitana y dotar a esos nuevos barrios de infraestructuras y equipamientos básicos.

"La ciudad del futuro es mestiza. Un buen diseño urbano y responsable permitirá abaratar el precio de los alquileres y de la compra de viviendas", agregó Clos, que durante su etapa como regidor desarrolló un ambicioso proyecto de reordenación urbanística.

Pese a que el exalcalde manifestó que la crisis económica es una oportunidad para que surjan nuevas ideas urbanísticas, el presidente de la Red Metrópolis, Jean-Paul Huchon, subrayó los problemas a los que se enfrentan las ciudades para desarrollarse debido a la dificultad de acceder a créditos bancarios.

"Los bancos son reticentes a prestar dinero, que es esencial para poder continuar con el desarrollo. La solución pasaría por recapitalizarlos", dijo a Efe Huchon, presidente de la Región Parisina (Francia).

El dirigente francés abogó por conjugar el urbanismo tradicional con la modernidad para ampliar los espacios dedicados a los peatones y destacó que la mejor planificación es aquella en la que el ciudadano se sienta a gusto en su ciudad.

"Los planes urbanos deben surgir del debate, la consulta y el consenso, pero para eso es necesario aumentar la democracia participativa y fomentar el transporte público para reducir la contaminación", opinó Huchon.

El Congreso comenzó con el deseo de intercambiar experiencias y responder a los desafíos que deberán afrontar las ciudades en el futuro y continuará hasta el sábado con seminarios y mesas redondas en las participarán autoridades y expertos.