Ecuador propondrá crear dos impuestos internacionales para combatir el cambio climático en la próxima cumbre de Durbán (Suráfrica), así como medidas para paliar el impacto del calentamiento global en los países en desarrollo, dijo a Efe la Ministra de Patrimonio, María Fernanda Espinosa.

Su Gobierno revivirá la idea presentada en 2009 por el entonces canciller, Fander Falconí, en la cumbre de cambio climático en Copenhague, Dinamarca, de que las naciones que compran petróleo paguen una tasa que se acumule en un fideicomiso internacional.

Ecuador produce actualmente unos 500.000 barriles de crudo diarios.

Además, Espinosa respaldó también la propuesta de crear un impuesto a las transacciones financieras internacionales que daría recursos para "mitigar y adaptar" los efectos del cambio climático.

La funcionaria, que encabezará la delegación ecuatoriana junto al canciller Ricardo Patiño, aseguró que su país insistirá en que el Fondo Verde Climático tenga un "mecanismo democrático" en la toma de decisiones y que su financiación provenga "de fondos públicos".

Este fondo fue creado en la Conferencia de Cambio Climático realizada en Cancún, México, en 2010, para facilitar recursos para responder al impacto del cambio climático en la población.

Ecuador también pedirá la flexibilización de las normas de propiedad intelectual aplicables a las tecnologías para reducir las emisiones de carbono, de forma que se puedan aplicar más rápidamente y con menos costo en los países en desarrollo.

Los participantes en la cumbre de Cancún acordaron trabajar en el mecanismo REDD (Reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques), que busca financiación para la conservación de bosques.

Espinosa aseguró que esa iniciativa es un "marco fundamental" para países como Ecuador, que cuentan con una amplia extensión de bosques.

El proyecto ecuatoriano Yasuní ITT, que busca mantener sin explotar unos 846 millones de barriles de petróleo de los campos ITT (Ishpingo, Tambococha, Tiputini), será otra de las banderas de Ecuador en la cumbre en Suráfrica, que comenzará el lunes.

Ecuador pide una compensación internacional de 3.600 millones de dólares por no tocar unas reservas valoradas en 14.000 millones, según sus cálculos.

La ministra fue tajante al mencionar que los países en vías de desarrollo demandarán "un segundo periodo de compromiso en el Protocolo de Kioto", puesto que es el "único marco vinculante multilateral" por el cual algunos países desarrollados se comprometen a cumplir objetivos de reducción de emisiones.

Los países integrantes de la Convención contra el Cambio Climático de las Naciones Unidas se reunirán hasta el 9 de diciembre con el reto de renovar las metas de emisiones del Protocolo de Kioto y limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados.

El Protocolo de Kioto vence en diciembre de 2012 y con ello la primera etapa de compromisos para reducir las emisiones.

"No estoy muy optimista porque la negociación ha sido complicada", dijo a Efe Espinosa, quien acotó que no se ve "una disposición mayor de las grandes economías del mundo a comprometerse".

Hizo una excepción con la Unión Europea, que ha tenido "una posición de avanzada" al formar parte de la segunda ronda de compromisos. En cambio, Estados Unidos, uno de los mayores productores de CO2, no suscribió el Protocolo de Kioto.

Los estudios dicen que deben reducirse al menos un 50 % las emisiones para el año 2020, dice Espinosa, sin embargo "tenemos un gran déficit, el equilibrio climático está en riesgo y los países deben asumir su responsabilidad", afirmó.