El emperador japonés Akihito fue dado de alta del hospital el jueves después de ser atendido por fiebre alta y una leve neumonía bronquial.

Akihito, de 77 años, fue ingresado al Hospital de la Universidad de Tokio el 6 de noviembre.

El príncipe Naruhito, su hijo mayor, asumió los deberes oficiales mientras su padre estuvo enfermo. Representantes del palacio informaron que el emperador reanudará sus deberes tan pronto como su salud lo permita.

Akihito ascendió al trono después de que su padre Hirohito murió en 1989. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el emperador de Japón ha tenido principalmente una función ceremonial como el "símbolo de la nación".