Corea del Norte amenazó el jueves con convertir el palacio presidencial de Corea del Sur en un "mar de fuego", avanzando en su retórica un día después de que Seúl realizó ensayos militares a gran escala cerca de una isla fronteriza que Pyongyang atacó el año pasado.

El miércoles, Corea del Sur movilizó aviones, lanzadores de cohetes, artillería y botes de la Naval para recordar el primer aniversario del ataque militar contra una guarnición militar y una comunidad pesquera en la isla Yeonpyeong, en el Mar Amarillo. Dos soldados y dos trabajadores de la construcción murieron en el ataque, el primero contra civiles desde la guerra entre las dos Coreas de 1950 a 1953.

Un "mar de fuego" similar amenaza con devorar la Casa Azul presidencial de Seúl si las fuerzas de Corea del Sur hacen un solo disparo en territorio de Corea del Norte, advirtió el ejército de Corea del Norte a Pyongyang.

El comunicado difundido por la oficial Agencia Central Coreana de Noticias es típico de las amenazas del Norte ha hecho en los últimos años en momentos de tensión entre las dos Coreas.