El acuerdo del presidente Alí Abdalá Salé para renunciar no logró poner fin a la violencia en Yemen el jueves, y las fuerzas de seguridad mataron a cinco manifestantes que exigían un juicio al líder por delitos del pasado.

Salé firmó el acuerdo de transferencia del poder, orquestado por los países vecinos, el miércoles en la capital saudí de Riad. Cede el poder en forma oficial a su vicepresidente, Abed Rabbo Mansur Hadi, a cambio de inmunidad ante un posible juicio.

Pero muchos dudan que el acuerdo represente el fin de la vida política para Salé, que ha demostrado ser un funcionario astuto. En afirmaciones tras la ceremonia de firma del acuerdo, insinuó que podría desempeñar un papel político futuro en el país, así como su partido gobernante.

Ya había accedido a retirarse del poder en tres ocasiones, pero se retractó en el último momento.

Las decenas de miles de manifestantes en Yemen, que se han distanciado del movimiento formal de oposición, rechazaron la cláusula de inmunidad, pues consideran que Salé debería enfrentar a la justicia por las acusaciones de corrupción en el régimen, así como por la sangre que sus fuerzas de seguridad derramaron en un intento por apaciguar la sublevación contra su régimen de 33 años.

Los manifestantes que acampaban en la capital de Saná coreaban "¡Ninguna inmunidad para el asesino!" y se comprometieron a seguir protestando.

Las fuerzas de seguridad y partidarios del gobierno dispararon sobre ese campamento el jueves, matando a cinco manifestantes, dijo Gamila Abdalá, médico en el hospital de campo local.

El acuerdo — que transfirió oficialmente el poder a su vicepresidente y pide comicios presidenciales anticipados en un plazo no mayor a 90 días — también podría preparar el terreno a lo que probablemente será una intensa lucha por el poder, aunque se supone que un gobierno interino de unidad nacional supervisará un período de transición de dos años.

Entre los que podrían buscar el poder están el hijo y el sobrino de Salé, así como poderosos líderes tribales y el comandante de un batallón rebelde.