Treinta y un niños y 9 adultos de una escuelita rural resultaron contaminados, otra vez, por una nube tóxica de azufre y debieron ser atendidos en un centro médico de urgencia.

Los menores fueron afectados por la nube de azufre mientras estaban en el exterior de las salas de clases, preparando una presentación de gimnasia.

La escuelita, ubicada en la localidad de Puchuncavía, 140 kilómetros al noroeste de Santiago, está inserta en una zona industrial saturada de empresas contaminantes, y tras una anterior intoxicación, las autoridades pintaron las salas de clase, removieron tierra del patio, pero permitieron que el colegio siguiera funcionando en el mismo lugar. Muchos padres tampoco desean mover a sus hijos de allí, porque el recinto está cerca de sus viviendas.

La profesora Claudia Tapia, relató a la prensa que fue al lugar que en otras ocasiones el malestar "fue más lento, pero ahora no, porque algunos presentaron vómitos incluso convulsivos casi al momento".

Algunos síntomas de los menores fueron "cabeza abombada, problemas respiratorios, adormecimiento de las fosas nasales y dolor abdominal, entonces fue mucho más complicado", agregó.

La autoridad regional de salud, Jaime Jamett , dijo que los alumnos presentaron picazón de ojos, adormecimiento de las fosas nasales, náuseas y vómitos.

Precisó que las estaciones de monitoreo cercanas a la escuela de La Greda, indicaron una alta de concentración de azufre de 900 microgramos, y lo máximo recomendable es 500, según la Organización Mundial de la Salud.

Esta es la tercera intoxicación grave detectada en los pequeños estudiantes.