El presidente Hugo Chávez catalogó el jueves la cooperación de Venezuela y China como vital para el desarrollo venezolano y rechazó las críticas de sus adversarios locales y extranjeros, a quienes acusó de intentar sabotear esa relación.

"No sé como algunos venezolanos critican esta relación con China. ¡Ah, los apátridas!", dijo Chávez en un discurso durante el acto de firma de una serie de acuerdos bilaterales en materia energética, científica, tecnológica, petróleo, que vienen a reforzar un intercambio comercial, que según el gobernante, actualmente "supera los 17.000 millones de dólares", y que ha sido refrendado en más de 350 acuerdos.

"Yo creo que lo que están (haciendo los opositores) es siguiendo instrucciones del Pentágono y la Casa Blanca, eso es, son los lacayos del imperialismo (estadounidense) que andan echándole piedras y tratando de echarle basura a esta relación de China con Venezuela", resaltó.

China en los últimos años ha entregado a Venezuela más de 32.000 millones de dólares en créditos, que Caracas salda con envíos de petróleo.

Venezuela ha intensificado sus relaciones diplomáticas y comerciales con China como parte de la estrategia del gobierno de Chávez para diversificar su cartera de clientes y reducir la dependencia de las ventas de crudo a Estados Unidos, quien sigue siendo su principal comprador, pese a las tirantes relaciones entre los gobiernos de Caracas y Washington.

Esa modalidad de cooperación, en la que China presta e invierte miles de millones de dólares a cambio de un flujo garantizado de petróleo, han generado críticas de quienes argumentan que la deuda no es beneficiosa para Venezuela o para su empresa petrolera estatal.

El diputado opositor Miguel Angel Rodríguez dijo que con los préstamos lo que se ha hecho es "hipotecar al país". Recientemente exigió al gobierno dar detalles de las cuentas, incluyendo el precio mediante el cual Venezuela vende el petróleo a China.

Al respecto, Chávez comentó que en lugar de defender "el interés de Venezuela... aquí vienen unos irresponsables de partidos de oposición a decir que nosotros le regalamos el petróleo a China".

Entre los acuerdos suscritos el jueves destaca el desembolso de 4.000 millones de dólares para impulsar la producción de petróleo de una empresa conjunta de Venezuela y China, de los actuales 100.000 barriles diarios a alrededor de 330.000 barriles por día.

Se acordó además un crédito por 1.500 millones de dólares destinado para proyectos de refinación de la petrolera estatal PDVSA, y otro por 500 millones de dólares para la compra de taladros y equipos petroleros.

La inyección de dinero chino ha sido clave para brindar a Chávez apoyo en momentos que busca aumentar el gasto antes de las elecciones presidenciales del próximo año. Las empresas chinas están ayudando en la mejora de las centrales eléctricas y otros proyectos promovidos por el sector público como la construcción de viviendas y vías férreas.

Funcionarios chinos y venezolanos también planean construir juntos una refinería en China con capacidad para manejar hasta 400.000 barriles diarios.

Las empresas mixtas con el gigante asiático tienen previsto elevar la exportación de crudo a China a 1,1 millones de barriles diarios para el 2014.

La mayor parte de ese petróleo proviene de la vasta reserva de crudo pesado localizada en la cuenca del río Orinoco, al oriente del país. China también participará en el desarrollo de una terminal portuaria de aguas profundas en la ciudad oriental de Araya para poder aumentar las exportaciones de petróleo.