Retratos gigantes de madres que perdieron a sus hijos por culpa de la violencia llenan estos días las calles de Caracas como parte de una campaña que busca sensibilizar sobre los altos índices de inseguridad en Venezuela.

Son 52 fotografías repartidas por las paredes de céntricos y populares barrios de la ciudad que quieren hacer reflexionar a los transeúntes sobre las secuelas de los 155.000 homicidios, que, según dijo el presidente Hugo Chávez en enero pasado, se han registrado en los últimos 10 años en el país.

"El venezolano se ha hecho como una coraza ante esta realidad. A veces pasamos rapidito la página de sucesos porque no queremos encontrarnos con lo que está pasando y esto es una invitación a las personas a que vean la tragedia desde otro ángulo", indicó a Efe Carolina González, una de las creadoras de la iniciativa.

Este ángulo pone de relieve la realidad de las familias y cómo se modifican tras la muerte de sus allegados, señaló González, sobre esta campaña que hace énfasis en el papel de la madres y su lucha diaria para seguir adelante.

Uno de los casos es el de María Elena Delgado, una líder comunitaria del populoso barrio de Petare, situado en el este de Caracas, quien a sus 57 años ha sufrido la pérdida de tres de sus hijos y un nieto a manos del hampa.

"Recuerdo a mis hijos todos los días. Preparo la misma cantidad de arepas (torta de maíz) que hacía cuando estaban vivos (...) Me quedé para que los muchachos que están vivos no terminen como mis hijos", asegura esta madre en un testimonio que recoge la página web de la asociación creadora del evento, denominada Esperanza Venezuela.

María Elena se une a 51 madres, de edades entre 30 y 70 años, que fueron retratadas durante siete meses por 17 fotógrafos venezolanos como Roberto Mata, Nelson Garrido, Luis Britto o Leo Ramírez.

"Abordar a una mujer que acababa de explicar cómo perdió a sus hijos no es fácil, porque siempre están muy sentidas. Lo que yo traté como fotógrafo es de relajarlas (...) para que su cara fuera su mejor relato, porque al final (...) sus caras y sus ojos tenían que hablar", dijo a Efe Ramírez.

Impresos en tamaños de hasta 5,40 por 3,60 metros, los retratos se exhiben sin ninguna información o pie de foto que los identifique, apelando a la curiosidad de los ciudadanos que pueden encontrar todas las respuestas en la web de Esperanza Venezuela.

La acogida de la campaña ha hecho que sus creadoras, María Fernanda Pérez, Mariana Cadenas y Carolina González, se planteen ahora convertir esta manifestación de arte urbano en una exposición fotográfica e, incluso, recoger los testimonios y fotos en un libro.