La mayoría de los mercados mundiales iban a la baja el viernes luego que Alemania se opuso a que el Banco Central Europeo tenga un mayor papel para enfrentar la crisis de deuda del continente y la calificación crediticia de Portugal fue reducida al estatus de basura.

Las acciones europeas estaban mezcladas en las primeras operaciones. El británico FTSE 100 retrocedía 0,4% a 5.106,36 puntos mientras el alemán DAX iba ganando 0,2% a 5.434,49 unidades y el francés CAC-40 subía 0,1% a 2.825,28.

En tanto, Wall Street se preparaba para abrir a la baja, con los contratos a término del índice industrial Dow Jones cayendo 0,2% a 11.209 mientras los del S&P 500 retrocedían 0,2% a 1.157,30.

En Asia, las operaciones registraron un lento inicio después de un feriado nacional en Estados Unidos que hizo cerrar los mercados estadounidenses. El índice japonés Nikkei 225 cerró marginalmente a la baja en 8.160,01 puntos mientras el surcoreano Kospi perdió 1% y quedó en 1.776,40 enteros. En Hong Kong, el Hang Seng cayó 1,4% a 17.689,48 y el australiano S&P/ASX 200 bajó 1,5% a 3.984,30.

En China continental, el índice compuesto de Shanghai cayó 0,7% a 2.380,22, su cierre más bajo en un mes.

La confianza de los inversionistas languideció después de una reunión en Estrasburgo, Francia, el jueves entre los líderes de las tres economías más grandes de Europa: Francia, Alemania e Italia.

Los tres países prometieron buscar cambios a los tratados de la Unión Europea para poner más en línea las políticas fiscales de los países que utilizan el euro como moneda común.

En el tipo de cambio, el euro caía a 1,3303 euros por dólar respecto de 1,3326 del miércoles en Nueva York. El dólar permaneció sin cambios frente al yen japonés.

___

El periodista de The Associated Press Fu Ting colaboró desde Shanghai.